• Disponible el menú del comedor.

    Menú Comedor - Diciembre

    Ya se encuentra disponible el menú de diciembre, las dietas y el menú de Navidad.

  • Encuentro de Antiguos Alumnos/as Promoción 1992

    Encuentro de Antiguos Alumnos/as - PROMOCIÓN DE 1992

  • Menores ni una gota

    MENORES NI UNA GOTA - Fundación Alcohol y Sociedad

    El alumnado de 1º y 2º recibió un taller sobre los efectos del alcohol

  • Congreso LQDVI Málaga 2017

    Congreso "Lo Que De Verdad Importa" Málaga 2017

    Nuestro alumnado de 3º y 4º de ESO asistió, ¡qué experiencia!

  • ACIT JOVEN

    ACIT JOVEN

    Movimiento de Jóvenes de la Institución Teresiana. Más de 35 años implicados con la realidad y tratando de transformarla al estilo de San Pedro Poveda.

  • ONG InteRed

    InteRed - Intercambio y Solidaridad

    ¿Sabías que la Institución Teresiana promueve una ONG de Desarrollo con proyectos de cooperación por todo el mundo?

II - NUEVO CONTEXTO CULTURAL
DESAFÍOS ACTUALES

"Yo que tengo la  mente y el corazón
en el momento presente" (P.Poveda)

En el texto con el que comienza este párrafo  se sintetiza  la actitud permanente de Pedro Poveda fuertemente interpelado por el acontecer de su época. La frase es como un símbolo que nos recuerda cómo tenemos que mirar la realidad: con inteligencia, con visión crítica,  con afecto y simpatía, con actitud creyente, descubriendo las oportunidades que ofrece cada tiempo y cada contexto.Vamos a señalar algunos rasgos de nuestro tiempo que tienen especial relevancia en el campo educativo

 

II.A. Algunas características del momento que vivimos.

Inmersos en la cultura de la postmodernidad
Estamos inmersos, especialmente los adolescentes y jóvenes,  en la cultura de la postmodernidad que aparece con signos evidentes: la multiculturalidad, la pérdida de la memoria histórica y el deseo de vivir a tope al momento presente, el consumo y el lucro compulsivos, la tendencia al individualismo y la desconfianza en las instituciones.
Otro rasgo de nuestra sociedad es unnihilismo que se va  generalizando y se caracteriza por tres grandes rupturas: la ruptura del hombre con Dios, la ruptura del hombre con la naturaleza y la ruptura del hombre consigo mismo. El resultado lo estamos viendo: cada vez hay más gente que vive  en el presente y en la superficie de la realidad, en una cultura carente de valores de sentido y sin referentes morales para dar una dirección a su vida y a la historia.

 La globalización como riesgo y oportunidad
Uno de los fenómenos más sobresaliente de nuestra época es la globalización de la economía y el mercado, la movilidad humana y la creación de espacios virtuales y de redes globales de servicios y de entretenimiento gracias al avance generalizado de las tecnologías de la información y la comunicación. La globalización nos aproxima  a todos los ciudadanos y pone de manifiesto la diversidad de pueblos, de culturas y de religiones que hay en el mundo. También la dramática desigualdad en el reparto de los bienes que amplía las zonas de exclusión y la brecha entre los seres humanos pues los ricos son cada vez más ricos y los pobres cada vez más pobres.  En este mundo crecen también los esfuerzos solidarios que comprometen a muchos ciudadanos a favor del desarrollo humano y la transformación social.

 Cambios sociales y culturales profundos y acelerados
El desarrollo económico, científico y tecnológico, que ha hecho progresar todos los saberes,  está produciendo profundos y acelerados cambios sociales y culturales que se observan en la vida cotidiana, en el marco profesional y laboral  e incluso en las relaciones familiares.
Todos estos avances requieren una valoración con sentido crítico y desde referentes éticos para que contribuyan al desarrollo humano y social de todos y a un desarrollo sostenible.
           
 Pluralismo y  diversidad
El pluralismo ideológico, político, cultural, étnico y religioso es otro rasgo de nuestro tiempo que hace imprescindible el reconocimiento y respeto de la diversidad y un diálogo intercultural  e interreligioso permanente desde las propias identidades. La configuración de nuestra sociedad es cada vez más pluricultural,  multiétnica y mestiza y esta nota se ha acentuado debido a los movimientos migratorios  cada vez más numerosos en nuestro país.
     
Proceso de secularización
En los nuevos contextos el proceso de secularización ha tenido y mantiene una gran  impronta en la sociedad, en la cultura y posiblemente también en nuestra praxis educativa. Este hecho ha alterado profundamente el sistema de valores ignorando las preguntas por el sentido último de la vida  y poco a poco se ha ido relegando la experiencia creyente a un segundo  plano. Una de la causas de este fenómeno está en los propios creyentes que hemos ofrecido a nuestros contemporáneos un mensaje de fe débil y poco significativo, hemos acallado nuestra voz o la hemos adecuado a un lenguaje que acentuaba los valores en alza socialmente dejando en la penumbra la referencia y el testimonio cristiano quizás  por considerar que la fe no debía tener lugar propio, relevante y visible, en los ámbitos educativos.

          
II.B. Nuevos desafíos en este contexto sociocultural.

Redefinir la función docente en la “era del conocimiento”
Las tecnologías de la información ofrecen hoy unas fuentes de información tan importantes, o más, que los libros. La influencia en los alumnos de estos medios lleva a reconocer que los profesores no somos los únicos  ni tal vez los principales transmisores de conocimientos por ello es preciso hoy una redifinición de la función docente en el escenario abierto por las nuevas tecnologías, partiendo de que el papel del profesor  en la educación es imprescindible. La información aumenta pero no se incrementa la capacidad de los jóvenes para procesarla y la falta de lectura, de reflexión y de interiorización no posibilita el  ir construyendo conocimientos propios.

Aprender a aprender y aprender a vivir juntos
En una sociedad con cambios tan vertiginosos se hace imprescindible priorizar en los centros el objetivo de  “aprender a aprender” que hace posible el aprendizaje a lo largo de la vida y la actualización permanente que exige el trabajo profesional.     
La globalización,  el creciente movimiento de inmigrantes, la diversidad de culturas en nuestra sociedad,  exigen a los centros educativos, también,  formar personas con apertura de miras, capaces de superar diferencias,  de convivir entre sí  y de realizar proyectos compartidos. Urge poner en práctica el criterio de “aprender a vivir juntos” y   la nueva situación multicultural debe llevarnos a incorporar en la propuesta educativa unos métodos de aprendizaje que promuevan en los alumnos los valores de la atención al otro, el respeto a las diferencias y el aprendizaje cooperativo. En nuestro momento histórico, urge insistir en la dimensión social de la educación. Desde este enfoque es necesario formar personas que sean sujetos activos y participativos  en la sociedad,  comprometidas con la justicia, la solidaridad, los derechos humanos y la paz.

Atención a la diversidad en una sociedad multicultural

La atención a la diversidad de alumnos requiere un incremento de los recursos humanos y económicos en los centros  que han de proporcionar las Administraciones  Educativas. La atención a la diversidad necesita también el apoyo de los padres,  la coordinación con las entidades sociales del entorno  y, sobre todo,  la motivación, el empeño y la  preparación de los profesores que han de hacerse cargo de la nueva situación. En razón de su inspiración cristiana nuestros centros deben manifestar una especial sensibilidad en la acogida y atención a la diversidad de alumnos, abrir nuestras puertas al entorno y utilizar modelos educativos de inclusión.
En este nuevo contexto estamos llamados a vivir y compartir el Evangelio que nos lleva a acoger y dialogar con la diversidad, a mantener certezas y a soportar incertidumbres,  a mantener una opción por los pobres al estilo de Jesús, a colaborar con otros para lograr una sociedad inclusiva y fraterna, abierta a la trascendencia.  En este contexto de pluralidad  hay que destacar el desafío permanente de manifestar  nuestra identidad como centros de la IT y hacerla  más significativa y visible, con toda su fuerza de atracción.

TwitterBanner

WebAmpaBanner

WebAntiguosAlumnosBanner

Bilingue 02